JULIO Y CRISTINA CRISTALDO
“Tranquilidad, con una vista única”

Querida Patricia
Los felicitamos por tan hermosa villa!!!!
La tranquilidad, con una vista única.
De noche una fiesta para los sentidos.
Cada detalle de la casa es armonía siempre con tu touch tan personal.
Gracias por recibirnos.
Gracias por recuperar en cada rincón una parte importante de la historia de este lugar y gracias por permitirnos ser parte de tu propia historia!!!!
Un abrazo enorme Julio y Cristina Cristaldo




JUANI CABELLO
“Desayunar y cenar en esa terraza serán las experiencias más maravillosas que jamás hayas tenido y no se borrarán de tu retina y alma”

La Toscana en Italia es uno de los lugares más maravillosos del mundo. Por su calidez, su verde, su sol y la historia de una tierra de antepasados mágica. La Villa Montebello me resultó un lugar ideal para ser parte de Italia y de mis antepasados. Me sentí a gusto y contenido en la casa, como en un entorno amigable y familiar. La casa es grande y posee muchas habitaciones para elegir la vista y la decoración. La casa está actualizada y modernizada pero ha conservado la esencia de sus años de esplendor. Es muy silenciosa y cómoda. No se pierdan los paseos por los bosques y el lago en los alrededores, y las visitas obligadas a los puntos más cercanos: Florencia, Siena, la playa de Forte di Marme, Montecattini, Cercaldo, San Geminiano y la infaltable ruta del Quianti. Prueben todos los helados posibles.
La vista que tiene la casa sobre el valle donde está emplazada Florencia y sus amaneceres son únicos. Desayunar y cenar en esa terraza serán las experiencias más maravillosas que jamás hayas tenido y no se borrarán de tu retina y alma. Ideal para estar con amigos o familia y por qué no, de luna de miel romántica. Italia es mágica y su gente es especial, sigo buscando un momento para volver a disfrutar de la Villa y volver como nuevo.




ANTONIO BATTRO
“...subir a pie la colina de cipreses y de olivos, descansar sin prisa, leer, dibujar y pensar”

Nos alojamos en Villa Colombo unos días inolvidables de noviembre. Queremos volver. Apenas pudimos rozar la calidad de los muebles, asomarnos a la gran terraza, caminar por sus jardines, contemplar el perfil de Florencia en la lejanía iluminada, Queremos volver a bajar al pueblo de Lastra por esa ruta recortada, subir a pie la colina de cipreses y de olivos, descansar sin prisa, leer, dibujar y pensar. Queremos volver para agradecer tanto amor y generosidad por parte de los nuevos y viejos amigos que supieron convertir la antigua fattoria en una Villa incomparable.




MARIANA ROIZEN
“…uno se sienta en la terraza y se pierde mirando el valle y Florencia a lo lejos, rodeado de paz y el canto de los pájaros”

En septiembre pasado estuvimos nueve amigos en la casa. Todo fue una experiencia hermosa: el entorno es increíble, sobre una colina, rodeado de olivos, árboles frutales y viñas, uno se sienta en la terraza y se pierde mirando el valle y Florencia a lo lejos, rodeado de paz y el canto de los pájaros. La casa es preciosa, amplia y a la vez cálida, mantiene muebles y adornos antiguos muy bien conservados que te hacen sentir en otra época, a la vez está actualizada para sentirse muy cómodo en cualquiera de sus muchos ambientes. Es el lugar ideal para quedarse y no moverse y también para hacer base y recorrer cada día uno de los distintos encantos de la Toscana, y seguir disfrutando al volver a la casa. Muy recomendable! Para volver!!




ANALÍA Y CARLOS NANCLARES
“Por su ubicación es ideal como ‘base’ para recorrer las diversas maravillas de la Toscana...”

Desde el asombro inicial ante la belleza del lugar en el que está emplazada la villa, en lo alto de una colina rodeada de parras y olivares, hasta la fascinación frente a la elegancia y refinamiento de la propiedad, convirtieron nuestra estadía en una experiencia inolvidable. Inolvidable fue descubrir desde la terraza, en el horizonte, la cúpula de la catedral de Florencia en medio de un encantador y sereno panorama, así como poder convivir con la hospitalidad de los lugareños. Por su ubicación es ideal como “base” para recorrer las diversas maravillas de la Toscana: Florencia, San Gimignano, Siena, Lucca, Pisa…




MARÍA SIVAK
“Realmente crean si les digo que la Villa es mágica, te abraza, te da sólo buenos momentos…”

Hermoso!!! Aunque había visto varias fotos y me habían hablado mucho del lugar, estando ahí me invadió una sensación de paz, tranquilidad y bienestar, y solo así pude entender a quienes decían que la Villa es un lugar mágico. La casa, los parques, los amigos que nos recibieron, la comida, los pueblitos aledaños, todo resultó increíble, recomendable y entrañable!! Realmente crean si les digo que la Villa es mágica, te abraza, te da sólo buenos momentos… quiero volver!!!




MARÍA EUGENIA F.
“Fue hermoso haber vivido esa sensación de estar en un lugar sin tiempo, cálido y majestuoso a la vez”

Siempre agradecida por haber sido recibida en la Villa.
Fue hermoso haber vivido esa sensación de estar en un lugar sin tiempo, cálido y majestuoso a la vez.
La vista desde la terraza y los ventanales de la casa son deslumbrantes. Y recorrer esos jardines y paisajes serenos y habitados de historias poderosas resulta inolvidable. No dejen de vivirlo.




PERLA, PABLO & JUAN P.
“Una atmosfera envuelta en sosiego que convida calma”

“Un lugar sin época. El tiempo parece correr diferente, en paz.
Los pájaros cantando y la vista, que es un regalo para los ojos, conforman una atmosfera envuelta en sosiego que convida calma. Cada mañana que me despertaba me preguntaba qué año sería: ¿mil ochocientos? La casa dejaba a mi imaginación jugar.”

“La Villa invita a quedarse todo el día en ella. Que la rodeen pueblos medievales y ciudades renacentistas maravillosas es sólo un valor adicional casi molesto que termina haciendo presión para salir de ahí. La vuelta a la Villa de noche con las luces haciendo una suerte de cielo estrellado invertido es una experiencia inolvidable.”

  JORGE KICHERER – GABRIELA , ISABELLA Y LOLA
“Recorrer y vivir la Villa, es una experiencia tan genuina”

Estos días en la villa han sido mucho más felices y plenos de lo que habíamos imaginado. Recorrer y vivir la Villa, es una experiencia tan genuina – Uno convive con la historia de una familia italiana y eso es una experiencia aún más profunda y genuina. Poder disfrutar de sus espacios, su arte, sus vistas únicas y maravillosas ; comer el tomate más rico del mundo con aceite de oliva de la villa… esos si que son placeres!!! Saber que la cúpula del Duomo está presente nos hace vivir el espíritu fiorentino. Nos despedimos con el placer de sentir la villa generosa y ventilada. Y por último, el broche de oro, de tener caseros como Paolo y Claudia, afetuosos y discretos y muy buen cocineros! Que la vida nos encuentre nuevamente aquí. Gracias




LOS 10 DE LA FAMILIA FILIPPI
“Días maravillosos e inolvidables.”

Hemos pasado unos días maravillosos e inolvidables. La villa hizo que vivamos una experiencia de familia inolvidable. ‘La casa espectacular y quienes nos asistieron hicieron que esta estadía fuese soñada




ANA MARIA Y HUGO
“Dejamos pasar mucho tiempo disfrutando en la memoria.”

Estar con la familia en la Villa Colombo fue un placer único. Festejar los 70, con hijos, yernos, nueras e nietos, en un lugar que contiene tanta historia, con un paisaje que evoca el pasado y nutre el presente,nos permitió un contacto intimo y caluroso, poblamos tambien el espacio con nuestras propias historias, con nuestro pasado, con muchas cosas que debemos recordar para que nuestros niños mantengan la memoria viva. Supimos que allí vivió una pareja que dejo sus marcas, visitar el escritorio del tío fue una experiencia fuerte. Es una casa con alma, esta cuidada con el amor de quien recibió un tesoro, la campiña, los olivares los olores, los sonidos, todo hace que nos sintamos en un espacio diferente, mágico. Florencia a los pies nos permitió hablar de arte y reconocer como la belleza envuelve la felicidad. En cada encuentro familiar hay recuerdos de este viaje que ya dura dos años en nuestra memoria, una semana que rindió frutos por mucho tiempo y continuará rindiendo. Las ferias, los mercados, las comidas también hicieron parte de nuestra experiencia, todo en esa terraza maravillosa que realzaba los sabores y colores. Solo hoy podemos agradecerle a Patricia el esfuerzo hecho para hacer de este lugar un espacio confortable, que mantiene su espíritu y su esencia, algo que tiene el lujo de lo despojado. No pierdan esta experiencia que es más que un viaje a la Toscana.




EZEQUIEL NINO
“…adentrarse en un mundo maravilloso,
de otro tiempo y de otra dimensión”

Pasar una semana en la Villa Montebello Colombo significa adentrarse en un mundo maravilloso, de otro tiempo y de otra dimensión. Sentarse en la terraza, tomando una copa de Chianti, sintiendo el aroma de los olivos y con la vista entera de la Ciudad de Firenze debajo, con el Duomo a la distancia, es sentirse casi único.




MARTA OYHANARTE
“Vivir la Villa, un privilegio insuperable"

Quién no se ha preguntado alguna vez ¿qué es la belleza? o, ¿por dónde pasa la historia? o, ¿cómo se expresa la hospitalidad? Cuando, a fines de noviembre de 2012, luego de subir un angosto e intrigante camino, llegaba a la VMC no sabía que allí obtendría las tres respuestas. La armonía y proporción de la Villa, erigida en un paisaje de ensueño, desde donde se divisa Florencia, ciudad hermosa como pocas, que a su vez atesora en sus edificios deslumbrantes obras de arte… Esto es la belleza, me dije. La historia, nos la enseñan como aquellos acontecimientos transcendentes para la humanidad… En la Villa uno puede descubrir huellas de la guerra y el horror que nunca más deben volver… Por acá pasó la historia, pensé. Una de las virtudes más valoradas: hacer sentir al otro como en casa propia. En la Villa me sentí en la placidez del hogar, estando en casa ajena… Así se expresa la hospitalidad, concluí. Vivir la Villa, un privilegio insuperable.




SILVINA DE GENNARO
“Un gran lugar en el mundo y yo lo conocí...”

A diez minutos de Florencia, subiendo una de las cinco colinas del hebreo, se descubre un paisaje único de la Toscana, y ahí, en lo más alto, llegás a una típica Villa italiana, donde te recibe un majestuoso patio con vista sobre Florencia, sus olivos y viñedos, y si sos observador y te detenés por unos minutos a contemplar tremenda postal, descubrirás Il Duomo.
Una casona con espacios increíbles, donde podes pasar horas leyendo un libro o escuchar (o cantar) con amigos buena música. Un gran lugar en el mundo y yo lo conocí...




MARILÉ Y JULIO ÁLVAREZ
“Felicitaciones y gracias mil por permitirnos compartir y vivenciar la Villa Montebello Colombo, querido lugar de generaciones y generaciones…”

Al pasar el portal y encaminarnos entre muros de piedras y olivos en el quebrado terreno de la Toscana, me parecía mentira encontrarnos con una construcción igual, impecable y tan bien mantenida en su estilo Románico Renacentista. Al ingresar nos sorprendimos con sus muebles, espacios, comodidades y confort, recuerdos y buen gusto.
También de la compañía de Claudia y su esposo, caseros de alma, de un lugar privilegiado a minutos de Florencia. Felicitaciones y gracias mil por permitirnos compartir y vivenciar la Villa Montebello Colombo, querido lugar de generaciones y generaciones, tan bien restructurado, hermoseado y decorado por Patricia.




GEORGINA ROIZEN
“Una experiencia deliciosa...”

La casa es un encanto... Para empezar, está ubicada en la cima de una colina que está poblada de olivares y viñedos. Es un sueño salir a caminarla en las primeras horas del amanecer. Por otra parte, desde allí arriba se puede disfrutar de la vista de Florencia mientras se degustan en el jardín los placeres de la comida del lugar. La casa está detenida en el tiempo, con muebles antiguos, aunque de un tiempo vivo, lleno de luz, espacio y calidez familiar. Una experiencia deliciosa...